miércoles, diciembre 26, 2007

Experiencias legales en materia Financiera de paises Islámicos y Occidentales


Malasia es en la actualidad uno de los principales centros de la banca islámica en el mundo. El desarrollo de la banca islámica en Malasia en la última década ha sido exponencial comparándolo con sus humildes comienzos en 1962. Ese año marcó el inicio de la primera institución financiera regida por los principios de la Sharia, el Fondo del Peregrino o “Lembaga Tabung Haji”. Desde entonces el gobierno malayo en colaboración con su Banco Central “Bank Negara Malasia” ha ejecutado un amplio paquete legislativo con el objetivo de desarrollar la banca islámica en Malasia. A diferencia de otros países donde la banca islámica es omnipresente como Pakistán o Irán, Malasia ha optado por establecer un sistema dual donde conviven la banca tradicional y la banca islámica mostrando al mundo el camino a seguir para la introducción de la banca islámica en los distintos países donde no existe ésta y demostrando que la existencia y el funcionamiento de ambos sistemas es posible.
Orígenes de la banca islámica en Malasia
Los orígenes de la banca islámica en Malasia se remontan al año 1962 cuando se estableció el denominado Fondo del Peregrino o “Lembaga Tabung Haji” el cual fue implantado por el Estado. Esta institución financiera tuvo como objetivo el invertir los ahorros y financiar el viaje de los peregrinos musulmanes a La Meca siempre cumpliendo los criterios de la Sharia. Esta fue la primera institución financiera que funcionaba bajo los criterios de la Sharia. El buen funcionamiento de esta institución unido al deseo de una buena parte de la población musulmana malaya de vivir en su totalidad bajo los preceptos del Islam impulsó al Estado malayo a estudiar la posibilidad de implantar la banca islámica en Malasia junto a la banca tradicional. Con este objetivo, el Banco Central de Malasia creó en 1981 el Comité de Dirección Nacional para estudiar la viabilidad de la banca Islámica en Malasia. Los resultados del estudio fueron publicados en 1982 dando luz verde al establecimiento de la banca islámica y estableciendo el modo de implantarla. El 1 de Julio de 1983 el Bank Islam Malaysia Berhad vio su nacimiento convirtiéndose en el primer banco islámico de Malasia e iniciando el exitoso proceso de implantación y desarrollo de un sistema bancario dual en Malasia.
Hay un dato que conviene resaltar, desde el establecimiento del Fondo del Peregrino hasta el establecimiento del primer banco islámico pasaron 21 años. El inicio de la banca islámica en Malasia fue muy lento y solo cuando el propio Estado malayo decidió apostar por el y desarrollarlo como un nuevo sector dentro de la economía (1992) la banca islámica comenzó a desarrollarse con fuerza. Por ello, es necesario resaltar el papel del entonces Primer Ministro Mahatir Mohamad como impulsor de la banca islámica en Malasia.
Desarrollo de la banca islámica en Malasia
El principal reto que tuvo que superar la banca islámica en Malasia fue el de como expandirse. La dificultad era competir con la banca tradicional fuertemente establecida y al mismo tiempo desarrollarse. Para ello el Estado malayo delimitó que eran cuatro los obstáculos que limitaban el desarrollo de la banca islámica:
1) el escaso número de bancos islámicos, en aquella época solo existía uno.
2) la escasa variedad de productos financieros que ofrecer a los clientes.
3) la no existencia de un mercado inter-bancario islámico y un mercado de capitales. 4) una base jurídica débil.

En las respuestas a estos problemas es donde se encuentran la clave del éxito del desarrollo de la banca islámica en Malasia y el establecimiento de un sistema bancario dual.
Escaso número de bancos
La existencia de un único banco imposibilitaba el desarrollo de la banca islámica en Malasia. Por ello, partiendo de la idea que los dos sistemas bancarios podían convivir, el gobierno malayo estableció en 1993 el denominado como Plan de Banca Libre de Interés. Mediante este plan, el gobierno permitió a tres bancos tradicionales: Bank Bumiputra Malaysia Berhad, Malayan Banking Berhad y United Malayan Banking Corporation Berhad ofrecer banca islámica en sus propias instalaciones. Estos bancos continuarían con su actividad tradicional pero establecerían una sección de banca islámica. Mediante esta idea, se consiguió ampliar el número de oferentes de banca islámica por toda Malasia y en consiguiente a fomentar la competencia y el desarrollo del sector. Posteriormente a estos tres bancos se fue ampliando el número de bancos e instituciones financieras que podían ofrecer banca islámica hasta llegar a los ocho bancos tradicionales que ofrecen banca islámica por siete netamente islámicos.
Escasa variedad de productos financieros
Del mismo modo que no se podía desarrollar un sistema bancario con un único oferente, no se podía expandir la banca islámica con escasos productos que ofrecer. Por ello, el gobierno malayo impulsó y fomentó el desarrollo de nuevos productos financieros por parte de bancos e instituciones de investigación en banca islámica. El objetivo era “mover” el mercado con interesantes productos que atrajeran a inversores tanto del mercado domestico como de fuera de Malasia. En consecuencia, Malasia se ha convertido en el principal “diseñador” de productos financieros islámicos. Hoy en día más de 40 tipos de productos son ofrecidos. Para garantizar la calidad “islámica” de estos productos y para establecer estándares de los productos desarrollados, el gobierno malayo creó en 2002 el Islamic Financial Services Board (IFSB).
No existencia de un mercado inter-bancario y de capitales
Para desarrollar la banca islámica en Malasia, se crearon y desarrollaron los denominados como IIMM (mercado inter-bancario islámico) y el ICM o Mercado de Capital Islámico. El mercado interbancario islámico fue creado con el mismo propósito que el tradicional mercado interbancario ya existente en Malasia, esto es, un mercado donde los bancos islámicos e instituciones financieras islámicas podrían prestarse dinero entre ellos. La gran diferencia con el mercado interbancario tradicional era que el islámico debía de regirse por los principios de la sharia y en consecuencia solo bancos islámicos y organizaciones financieras islámicas podían operar en él. Respecto al mercado de capital islámico, éste se creó para complementar la banca islámica. Este mercado se rige por los principios de la Sharia y en consecuencia toda actividad relacionada con el juego, el interés, etc, está prohibida. Todas las empresas las cuales no cumplen con los criterios de la Sharia están en la bolsa tradicional. El mercado de Capital Islámico esta dividido en dos: el Onshore ICM (mercado domestico) el cual esta compuesto por los tradicionales mercado primario, secundario y el Mesdaq o tecnológico y el Offshore ICM (mercado financiero situado en la isla de Labuan como centro de servicios financieros internacionales) El 82.5 del total de acciones de los respectivos mercados son halal (funcionan de acuerdo con la Sharia).
Base jurídica débil
El SAC o Sharia Advise Council fue creado en 1996 y es el organismo que se encarga de controlar la calidad “islámica” de todo el sistema financiero islámico. Vigila diversos aspectos del sistema financiero islámico en Malasia. Es decir, vigila que el funcionamiento del sistema financiero islámico en Malasia cumpla con los requisitos expuestos en la Sharia. Así, es el SAC quien delimita si las empresas pueden acceder al índice islámico de la Bolsa de Malasia, regula la calidad “islámica” de los productos financieros que los bancos ofrecen, etc.
El SAC es un organismo compuesto por expertos juristas en derecho islámico los cuales se van renovando con el tiempo. Como ejemplo de su funcionamiento, los criterios que utilizan el SAC para definir la “calidad islámica” de una compañía son los siguientes: estudia si los servicios financieros dados por la compañía están basados en el interés(riba), estudia si las actividades de la empresa esta relacionadas o basadas con el juego, estudia si las actividades de la empresa están relacionadas con al producción o comercio de productos no halal, estudia si la compañía ofrece seguros convencionales (la economía islámica tiene sus propios seguros-takaful), estudia si las compañías están involucradas en actividades de entretenimiento no halal, estudia si las compañías están relacionadas con la producción o comercio del tabaco, y por ultimo otro tipo de actividades no halal.
Si alguna compañía no cumple alguno de estos preceptos, existe la posibilidad de que pueda ser admitida como halal si cumple dos preceptos: su imagen como empresa debe ser ejemplar y en segundo término la actividad central de su empresa debe ser halal y solo una pequeña parte de l negocio puede ser haram. Es decir que una compañía productora de alimentos, puede ser halal, aunque una pequeña parte de de su negocio sea el tabaco.
El SAC es clave en el sistema financiero islámico, ya que se ha convertido en la sólida base donde se asienta todo el sistema.
Conclusión
Malasia es un buen ejemplo para un país occidental. Lo es porque es un Estado democrático que ha sabido articular las diferentes sensibilidades de su país y lo es porque sabiamente ha comprendido que implantar la banca islámica no significaba eliminar la banca tradicional. El establecimiento de la banca islámica en Malasia ha mostrado como esta puede funcionar de una manera eficaz en compañía de la tradicional y sumar importantes réditos económicos al país. España u otro país con una importante masa de población musulmana tiene ante sí la oportunidad de iniciar el camino que hace tiempo comenzó Malasia y convertirse en epicentro de la banca islámica en Europa o en América.