sábado, octubre 21, 2006

Maquinarias y Políticas Públicas de Venezuela


Sector MAQUINARIA confía en que el Gobierno Nacional mediará para la compra de 600 unidades.-
ASOCIACIÓN DE MAQUINARIA PESADA PIDE APOYO FINANCIERO.-
El presidente de la Asociación Venezolana de Maquinaria Pesada, Eduardo Madrigal, solicitó apoyo a las autoridades gubernamentales para ejecutar la compra de 600 unidades de maquinaria pesada, a fin de prepararse para el plan de urbanismo nacional que se inicie el próximo mes de noviembre. La máxima autoridad explicó que esta necesidad, directamente relacionada con la ejecución de los planes de urbanismo nacional, es indispensable para la ejecución del Plan Nacional de Viviendas.“Si la mayoría de constructores que integramos la asociación no poseemos nuestros vehículos de trabajo, entonces no podremos hacer todos los movimientos de tierra que se necesitan para que se construyan las viviendas que el Gobierno Nacional ha proyectado”. Según las estimaciones que se han realizado, para comprar estas 600 unidades se requiere de unos 200 millones de dólares, monto que actualmente no puede ser cubierto por cada uno de los constructores, sino bajo la figura de créditos bancarios.
“El principal problemas de las empresas constructoras es que siempre están cortas de flujo de caja, aunque tienen muchos activos. Por tanto, al momento de ir a comprar una máquina, entre aranceles y el IVA, estamos hablando de un incremento de 20% sobre el valor de la máquina. Y ante la demanda internacional, los precios han ido subiendo y subiendo y cada vez se nos hace más difícil ser competitivos”, señaló el presidente de la asociación.
Añadió además que otra de las dificultades tiene que ver con que las grandes empresas internacionales que venden estas maquinarias no negocian unidades por separado sino por lotes. “Si vamos a hacer las compras de forma individual nos encontramos con que los proveedores no nos toman en cuenta porque hacemos pedidos pequeños”, dijo Madrigal.
FINANCIAMIENTO
Por ello, la asociación propone al gobierno que destine 200 millones de dólares, que es el monto presupuestado, para un fideicomiso en uno o varios bancos. “Este dinero será manejado, supervisado y administrado por un fideicomiso bancario, el cual garantizará el destino correcto de los fondos”, indicó Bernardo Ávalos, director de finanzas de la asociación.
De esta manera se posibilitaría la importación de maquinarias, y la banca nacional procederá a financiar a cada uno de los constructores que previamente relacionaron sus necesidades. “La banca otorgaría créditos de hasta cinco años, con un financiamiento de hasta 70% del valor de la maquinaria. Esta misma se quedaría con la garantía del equipo hasta que el cliente haya cancelado la deuda total. Mientras tanto, el cliente pagaría una sesenta ava parte, entre capital e intereses. Ahí se estaría hablando de tasas preferenciales, y el cliente que requiera un financiamiento un poco más acoplado al flujo de caja de su empresa, pues se la adaptaría con cuotas flexibles, escalonadas”, indicó Ávalos.
Una vez concluido el financiamiento, el gobierno recibirá de vuelta, vía fideicomiso, el equivalente en bolívares a 200 millones de dólares, que en un principio otorgó para poder adelantar de importación y financiamiento de los equipos. “Ahí lo bonito es que el gobierno presta o destina temporalmente los 200 millones de dólares, con eso se traen los equipos, cuando nosotros financiemos los equipos, la banca le tendrá que comprar esos equipos al gobierno, porque fue el que lo importó, y de esa forma el préstamo lo recupera y yo como banco, sigo a tres o cinco años con el financiamiento para el constructor”, apuntó Ávalos.
Madrigal relató además que recientemente la asociación que representa sostuvo varias reuniones con autoridades del Ministerio de Vivienda a fin de entrar dentro del programa de industrialización de los sectores relacionados con el programa nacional de viviendas, ya sea dentro de los fabricantes para las viviendas como para los constructores de los urbanismos, sin embargo, esos encuentros se suspendieron.
“En esas reuniones se llegó a acuerdos, como era dar apoyo para que Foncrei nos ayudara a las compras masivas, y hoy día estamos esperando a que se concrete. La asociación hizo su censo a nivel nacional y ya llevamos alrededor de 600 máquinas censadas que quieren ser adquiridas por el sector construcción para poder hacer frente a lo que sería la construcción de los urbanismos e infraestructura requerido para construir las viviendas”, dijo.
Acotó que no se trata de competir con constructores extranjeros. “Nosotros le damos la bienvenida a los constructores de cualquier parte del mundo, con sistemas constructivos, porque tenemos un déficit bestial, aunque nosotros hemos demostrado desde los años 90, que aquí se pueden construir 100 mil casa al año, y hoy en día tenemos mucha más capacidad nosotros solos. Pero si vienen a ayudarnos bienvenidos sean”.
Expresó su confianza en que el Gobierno Nacional les prestará ayuda, mucho más cuando “el señor presidente anunció que todos los bienes de capital no producidos en el país, que se trajeran, iban a ser exonerados del IVA y los aranceles, lo cual demuestra de que si hay una preocupación de que se requieren importaciones importantes de equipos, maquinarias y todo lo que haga falta para que Venezuela pase a ser un país productor y no importador de talento”.
Recalcó que “si se dan todas las condiciones y se quisieran hacer 150 mil unidades de viviendas, no las vamos a poder hacer porque los primeros meses del año, que es cuando es verano, no tendremos maquinarias para hacer esos urbanismos”.
Antes de concluir recordó que hoy en día existe un déficit de1.8 o 1.7 en viviendas en Venezuela, porque año tras año se incrementa en 115 y 120 mil unidades. “Hay que enfrentar el déficit y suplir la demanda nueva que se nos acumula. Por eso es que hablamos de 15 y 20 años de trabajo continuo y permanente, más allá de las políticas del gobierno de turno, porque el pasivo social es de todos nosotros”.