martes, octubre 24, 2006

PANAMA y el Canal de America


Republica de PANAMA espera la pronta participacion mundial para cumplir el RETO: En una jornada pacífica y sin grandes sobresaltos, cerca de 78% de los votantes dijo sí a la ampliación del Canal a la medida de la demanda naviera internacional.
La mayoritaria decisión es un espaldarazo a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), institución que ha administrado la vía desde 1999, cuando en cumplimiento a los Tratados Torrijos-Carter, los estadounidenses cedieron su control.
Lea: Panamá aprobó ampliación del canal
La construcción de un tercer juego de esclusas, que permitirá el paso de barcos más grandes, fue respaldada al entenderse como un requisito para hacer crecer el negocio más grande del país y por ende los futuros réditos de éste al Estado. Y es que, según las proyecciones económicas, si ahora el Canal aporta US$600 millones anuales al fisco, equivalentes a 60% del total del presupuesto de inversiones del Estado, el paso de barcos por una vía ampliada podría dejar hasta ocho veces más. La abstención en el referéndum fue de 56%, una participación electoral baja para los estándares panameños, que fue adjudicada a la cómoda distancia que marcaba el "Si" sobre el "No" en todas las encuestas. Se espera que el proyecto esté terminado en 2014. El presidente Martín Torrijos aseguró que el resultado fue una "victoria de todos". Sin embargo, muchos de los miembros de la oposición política -que dieron un si condicionado al proyecto- recordaron que, para que esta frase tenga sustento, el gobierno debe liderar un diálogo nacional en el que todos los sectores decida, cómo y dónde se invertirán los excedentes que a largo plazo dejará el Canal. Los grupos que más radicalmente se opusieron al proyecto, aglutinados en el frente por la defensa de los derechos económicos y sociales FRENADESO, calificaron la victoria como pírrica, como una de "Goliat contra David", indicando que el establishment económico y político del país logró el resultado con su dinero e influencias.
¿Y ahora que?
En 2005, el paso de barcos por el canal generó US$600 millones.Tras el anunciado aumento de los peajes que financiará el tercer juego de esclusas, los panameños tendrán que esperar hasta el próximo año para que empiecen los primeros trabajos de dragado y hasta el 2014 para que tener el proyecto terminado. Pero se espera que el empuje de la construcción del más grande cambio en la infraestructura del país desde que se abrió la vía interoceánica en 1914, potencie el boom económico por el que atraviesa Panamá. Carteles con los planos de los rascacielos más altos de América Latina, centros comerciales y proyectos de turismo residencial, dan la impresión de que Panamá esta a punto de dar su salto al "Primer Mundo". Sin embargo, analistas indican que los altos niveles de pobreza, desigualdad y corrupción, que aún conviven con las brillantes cifras económicas, hablan de lo urgente que resulta acompañar el crecimiento con una mejora sustancial de los pobres servicios públicos que, como la salud y la educación, impiden la movilidad social de los panameños. Los analistas agregan que si Panamá quiere demostrar que puede ser tan desarrollado como lo será su Canal, los dirigentes políticos del actual y los próximos gobiernos deberán mostrar gran transparencia y eficiencia.
De lo contrario Panamá seguirá siendo un país pobre con un Canal rico.